¿Qué es triunfar?

Muchas gracias por la respuesta Arturo, alucinando estoy con la profundidad y sinceridad de la misma.

Me llama una duda, mas existencialista que profesional o tecnica, que alguna vez nos la hacemos todos, y al leerte, me interesa tu opinion.

¿Que es triunfar?

Carlos

Hola Carlos,

Gracias por tus amables y merecidas palabras 😉

A mí el tema del éxito y el fracaso me fascina y, aún a riesgo de parecer una especie de gurú iluminado y hacer el más absoluto de los ridículos, la verdad es que me apetece responder a tu pregunta.

Para mí triunfar es ser libre.

¿Se puede ser libre siendo pobre o teniendo una enfermedad o trabajando para un mal jefe?

Seguramente sí, pero yo al menos no soy lo suficientemente fuerte mentalmente para conseguirlo.

Por esta razón, porque soy débil (y porque estoy malacostumbrado), busco la libertad en la independencia y el poder que supuestamente te da el éxito. Quizás este no vaya a librarte de una enfermedad, pero sí, por ejemplo, de tener que seguir los dictados de alguien cuya visión no compartes, que no es poco.

El éxito también es ser útil y ser tú mismo, fiel a tus principios.

En mi caso, tengo además la dudosa costumbre de buscar no solo la popularidad de los proyectos que emprendo (se puede ser útil y triunfar sin ser popular), sino también su originalidad, cuando nadie ha dicho que ser original sea una condición necesaria para ser de utilidad o tener éxito. De hecho, en muchas ocasiones, sirve para todo lo contrario. Yo, sin embargo, no lo puedo evitar. Hacer exactamente lo que otros ya están haciendo bien, no me seduce. Necesito aportar mi propia pieza al puzle, sentir que lo que hago importa. Como digo, estoy malacostumbrado.

Siempre he pensado que esta manera de afrontar el emprendimiento es una consecuencia de aspectos positivos de mi personalidad (querer hacer el bien, hacer lo correcto, abrir nuevos caminos), sin embargo, a estas alturas de la película, ya he descubierto que también refleja el lado de mi cara menos favorable: ego, orgullo, vanidad. Eso sí, que tu proyecto sea un fiel reflejo de quién eres tú –ser auténtico– ya es un éxito en sí mismo, al menos para ti. Para los demás, me temo que no siempre. No hay más que estudiar la historia para constatarlo.

En la práctica, no conozco a nadie que sea totalmente libre y pueda administrar su tiempo como desee. Pretendiendo librarte de un jefe, corres el riesgo de acabar teniendo muchos jefes distintos y en no pocas ocasiones mucho más tiranos, comenzando por ti mismo. Jefes, por ejemplo, en forma de clientes excesivamente exigentes o de socios inversores que te imponen condiciones difíciles de asumir o en forma de obligaciones y expectativas que demandan un esfuerzo mayor que el que supondría ponerte a las órdenes de un tercero.

En todos estos casos, si vives sometido por el miedo y la frustración, no eres libre y, por tanto, eres un fracasado. Quizás ahí esté una de las claves fundamentales del éxito, en aprender a vivir sin miedo, adaptándote a tus propias circunstancias y confiando en que todo irá bien. En definitiva, manteniendo viva la ilusión, aun sabiendo que un sueño muchas veces no es más que eso, una ilusión.

triunfar-01

Pero si me preguntas qué es para mí el éxito con mayúsculas, intuyo que este ha de llevar asociados otros elementos más loables y quizás también más sutiles, menos definibles, pero no por ello menos reales. Desde luego, depender exclusivamente de la opinión de los demás para sentirnos libres es el camino más directo hacia la esclavitud, por lo que la popularidad, siendo efímera y caprichosa, nos hace demasiado vulnerables para ser la pieza clave que buscamos.

En mi opinión, la debilidad de la que hablaba antes hace que sobrevaloremos ese y otros muchos anhelos relacionados con nuestros instintos más primarios. Al fin y al cabo, somos seres sociales genética y culturalmente programados para competir por el aprecio y respeto del resto de miembros del grupo. El problema es que “querer gustar” –querer sobrevivir, ya ni te cuento- supone sacrificar a menudo aspectos importantes que probablemente aporten mucho más valor que aquellos con los que pretendemos triunfar, pero cuyo cultivo requiere también mucho más valor por nuestra parte.

¿Que cuáles son esos aspectos? Pienso que ir descubriéndolos día a día, fracaso a fracaso -triunfo a triunfo-, es el verdadero camino hacia el éxito y lo que da sentido a la vida, pero si tuviera que resumirlos en una sola palabra, esta sería sin duda amar, preocuparse por otros con generosidad, sean estos tus hijos, tus vecinos, tus empleados o tus clientes. Es decir, quizás no importe tanto qué es lo que haces o cuál es el camino elegido, sino cómo lo haces y con qué espíritu lo recorres.

Amén 😉

Gracias Carlos.

Arturo Tirador

sorteo-londres-beatles

Regístrate en Merkagune / Merkopolis con la clave de invitación MKP123 y participa en un sorteo de un viaje a Londres para 2 personas.

2 thoughts on “¿Qué es triunfar?

  1. Buenas Arturo:

    Tal y como suponia, tu respuesta no me ha defraudado en absoluto. Me parece muy interesante como ligas triunfar a ser libre, incluso por momentos a ser feliz.

    Creo que también podríamos coincidir en que el dinero (el puto dinero) muchas veces es lo que echa por tierra, coarta o incluso hunde ese triunfo. ¿Como lo ves?

    Saludos y gracias por tu respuesta.

    1. Hola Carlos,

      El dinero, sí. Ya ves que yo ni lo he mencionado. Vivimos en un mundo excesivamente restrictivo en el que la capacidad de producir valor es muy superior al poder adquisitivo de la gente para acceder a dicha producción con libertad, lo que supone una fuente constante de frustración y pobreza.

      A mí me gustaría hacer algo al respecto. Si me has seguido en el foro de Merkagune, habrás leído acerca de mi interés en lanzar una moneda social, el Merko, que aporte poder adquisitivo a nuestros usuarios, con el fin de incentivar el consumo y permitir a la gente compartir sus habilidades de una manera más libre, siendo remunerados por ello. El actual sistema capitalista, como toda idea llevada al extremo, causa dolor y desequilibrio, algo que resulta evidente para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad y preocupación por quienes sufren.

      Hablando de libertad, me han prohibido acercarme a un ordenador durante mis vacaciones (me acaban de decir que por prescripción médica ;-), por lo que finalizo aquí mi respuesta. En septiembre abriré un nuevo blog personal donde espero poder tratar este y otros temas en mayor profundidad.

      Gracias por tu interés.

      Un abrazo

      Arturo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *