Una mirada diferente

Crear algo de la nada es imposible y ser totalmente original es, en la mayoría de los casos, contraproducente. Mirar a tu alrededor y tomar nota de lo bueno que aportan aquellos que te preceden en el sector profesional en el que quieres ejercer es una muestra de humildad e inteligencia. Sin embargo, imitar exactamente lo que hacen los demás no está en el código genético de Merkagune.

Quienes sentimos la vocación de aportar valor a la sociedad innovando hemos de comenzar por escuchar y comprender las necesidades de aquellos a quienes hemos decidido servir. Esto, que parece muy sencillo, raramente lo es y dar con una solución satisfactoria a los problemas que pretendemos resolver, es aún más complicado.

En Merkagune estamos aprendiendo cada día a base de cometer errores. Hay veces que uno cree saber perfectamente lo que el otro necesita y, en no pocas ocasiones, hasta se nos olvida preguntárselo, dando por hecho que el sentido común y las buenas intenciones son los únicos ingredientes necesarios. Casi nunca lo son. Y no basta con preguntar; hay que saber preguntar e interpretar adecuadamente lo que nos han respondido.

Para no extenderme demasiado, me centraré exclusivamente en tres de los mensajes que los comerciantes nos han trasladado.

“Hazme la vida más fácil, no más complicada”

Llevamos décadas viviendo en un mundo acelerado y la crisis económica de los últimos años no ha hecho sino acentuar la sensación de estrés. Además, todos parecen opinar y tener la solución a nuestros problemas: anúnciate aquí y allá, estate presente en las redes sociales, especialízate, mejora tu imagen, baja los precios, fórmate, despide, contrata… la competencia es tan intensa y las opciones para hacerle frente tan variadas y complejas que puede resultar abrumador e incluso paralizante.

Nadie tiene la SOLUCIÓN con mayúsculas, entre otras cosas porque cada caso es único, pero en Merkagune somos muy conscientes de la difícil situación por la que atraviesa el pequeño comercio y hacemos por ello un gran esfuerzo por hacerle la vida más grata. Entre otras medidas, hemos eliminado la barrera tecnológica en la gestión de sus ventas, conocedores de que para muchos la tecnología resulta un elemento de tensión adicional. Nosotros nos encargamos de prácticamente todos los aspectos online, para que el comerciante se dedique, offline, a lo que mejor sabe hacer: satisfacer las necesidades del cliente y recibir su remuneración directamente del comprador, sin riesgos, demoras o intermediarios.

“No me impongas condiciones que mi negocio no puede soportar”

Muchas empresas competencia de Merkagune utilizan un discurso que se ha demostrado incierto y dañino para el comerciante: “No te cobramos por anunciarte, pero a cambio somos nosotros quienes te imponemos las condiciones. No nos interesa cualquier producto; has de anunciar lo que nosotros te digamos y rebajar tu precio en un tanto por ciento muy elevado. Además, de tus ingresos, has de cedernos una cantidad considerable en concepto de comisión por nuestra intermediación. Sabemos que con ello nos estamos comiendo todo tu margen de beneficio, pero has de considerarlo como una inversión a medio plazo. Aunque ahora no ganes dinero, obtendremos para ti nuevos clientes que volverán a tu establecimiento en un futuro y te comprarán tus productos a un precio más justo”.

Por supuesto, estas son premisas falsas y promesas que nunca llegan a cumplirse.

En Merkagune no discriminamos contra ningún producto, comercio o sector, independientemente de su rentabilidad, ni imponemos el descuento a aplicar. Es el comerciante quien gestiona su propia cuenta y determina lo que quiere anunciar, cuándo y cómo quiere anunciarlo y a qué precio. Además, nosotros no cobramos comisión alguna, trasladando así íntegramente los descuentos a nuestros usuarios, una medida fundamental para incrementar el margen de beneficio del comercio y la sostenibilidad de sus ofertas.

“Quiero que miles de personas conozcan mi negocio en internet”

En Merkagune no contamos con el número de usuarios de las multinacionales del sector con las que se supone competimos. Sin embargo, esto no parece ser impedimento para que los comerciantes nos brinden su apoyo, probablemente porque comparten con nosotros la visión de crear un modelo alternativo que les permita incrementar la rentabilidad de sus negocios sin perder un ápice de libertad e independencia en el proceso. Además, saben que es una apuesta equilibrada, pues ellos nos prestan su confianza y nosotros a ellos nuestra plataforma, donde pueden anunciar sus productos y servicios gratuitamente.

También les ofrecemos, como método promocional complementario a nuestra red de difusión de anuncios, campañas en diferentes medios digitales con una audiencia millonaria y segmentada, como Google o Facebook. En estos canales, el cliente solo paga cuando su anuncio ha sido visto o visitado por aquellas personas con un perfil determinado por el anunciante, un método barato, eficaz y transparente que animamos a todos los comerciantes a contratar a través de Merkagune.

Para finalizar, invito a quienes hayan leído estas líneas a enriquecer, con sus propias propuestas, el abanico de problemas y potenciales soluciones identificadas. Nuestro equipo está inmerso en una constante búsqueda que no ha hecho más que empezar y cuyo único sentido son las personas que obtienen un beneficio tangible como consecuencia. La aspiración de todo proyecto empresarial es pasar de ser inútil a ser de utilidad a la sociedad y en Merkagune confiamos en haber encontrado nuestro camino para conseguirlo.

Arturo Tirador

Si te ha gustado este artículo, recomendamos también la lectura de Puente sobre aguas turbulentas.

3 thoughts on “Una mirada diferente

  1. Muy buenas;

    Tengo curiosidad por conocer el importe de subvenciones que recibe Merkagune.

    Es una curiosidad que tengo de hace tiempo pero no consigo encontrar ni nadie me lo ha aclarado hasta el momento.

    Gracias de antemano.

    1. Hola Eduardo:

      Merkagune fue constituida en 2011 y ha recibido en dos años y medio tres subvenciones. En 2013 nos ha concedido el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz una subvención de 3.260 euros y en 2011/2012 recibimos una subvención por parte de la Diputación Foral de Álava de 19.994 euros y otra por parte de SPRI de 20.000 euros. En esta última participaron como miembros del jurado representantes de diferentes instituciones públicas: CEIA, Gobierno Vasco, Diputación Foral de Álava y Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

      Años antes de que la empresa fuera constituida, SPRI nos concedió una subvención de 26.000 euros para el desarrollo de la plataforma Merkopolis y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz cubrió los gastos de contratación de los servicios de una asesoría profesional para ayudarnos a elaborar el plan de empresa. En total, habremos recibido en torno a 70.000 euros durante un periodo de 10 años.

      Nos consta que parte de este dinero proviene de Fondos Europeos, ya que hemos tenido recientemente la correspondiente inspección de rigor.

      Estas subvenciones, para un proyecto de la envergadura de Merkagune, suponen un porcentaje muy pequeño en relación a nuestra inversión y gastos. Ten en cuenta que solo se subvencionan determinados costes, como por ejemplo desarrollos informáticos y, de estos, las cantidades varían entre un 20% y un 50% del importe total. Es decir, el resto del dinero ha de aportarlo la empresa por adelantado.

      Si alguien que lee esto tiene algún proyecto en proceso de desarrollo y está considerando solicitar subvenciones públicas, que no dude en contactarnos y les pondremos en contacto con los profesionales que puedan asesorarles. En nuestro caso, hemos encontrado un gran apoyo por parte del Centro de Empresas e Innovación de Álava (CEIA), con quienes nos pusieron en contacto Innobasque y también por parte de la Cámara de Comercio e Industria de Álava.

      Espero haber satisfecho tu curiosidad y que esta información sea de utilidad a quien la lea.

      Un abrazo

      Arturo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *